Fragmento de fuste de un miliario del Convento de Sán Ginés (Campoamor, Alicante) Foto: Archivo MARQ